Replay Revista - Periodismo Cultural

Entrevistas

Milagros Amondaray: “El cine por lo que el cine te hace sentir”

Milagros Amondaray: “El cine por lo que el cine te hace sentir”

Por Morena Pardo – @MorePardo

Ella es crítica de cine en la versión digital del diario La Nación, donde también funciona Cinescalas, el blog del que es creadora y autora. Desde hace casi cinco años, allí despliega su particular mirada sobre el cine, en compañía de una extensa y comprometida comunidad de comentaristas, colaboradores y seguidores. De estos últimos, de sus historias y los entrecruzamientos humanos a partir de un mismo espacio digital trata “No estás solo en esto”, el documental que la propia Milagros realizó, y que en Rosario se estrena el próximo viernes 27 de febrero a las 20.30hs en el Cine El Cairo.

Alguien dijo alguna vez que la compasión es compartir la pasión. En el cruce de estas dos ideas, o una sola, existe Cinescalas. Un blog de cine que deviene comunidad en infinitos movimientos complementarios. Milagros aún se desempeñaba en gráfica en el diario, en la sección de Espectáculos, cuando, buscando un espacio que la ayudara a salir de un momento personal difícil, decide abrir el blog. Muchas personas, desde distintos puntos del país, deciden leer y participar del blog, buscando un espacio para salir, para llegar, para ser. El cine es la excusa, la pasión por el cine el motor principal. Y la compasión es su esencia máxima. El logro no es menor: un sitio web donde la interacción se genera en la sección comentarios y en el cual predomina el respeto por el otro y la solidaridad.

“La dinámica de Cinescalas, en primera medida, es que ninguno se pone en una posición superior a otro. Yo estudié crítica de cine, después estudié Profesorado en Literatura, e intento combinar las dos cosas para armar los textos de la mejor manera posible. Pero no es que yo pienso que sé absolutamente todo, o que sé más que los chicos, o que mi opinión está mejor fundamentada. Entonces estamos todos de igual a igual. De hecho, lo que tiene el blog, para mí, lo que lo define, y también para invitar a alguien a que entre, es que podés decir que te gusta una película que está considerado “mal” o “equivocado” que te guste, sin que nadie salga a matarte o a creerte inferior por eso”, describe Milagros, que nunca deja de destacar el espíritu comunitario que reina en el blog.

todos

Es que el abordaje que hace Cinescalas del cine es de por sí, muy personal, a veces hasta confesional. “Se trata el cine desde lo que el cine te hace sentir y no desde un punto de vista técnico”, condensa Milagros. Y es esa frescura, la ausencia de pretensiones de las que a veces (o siempre) está cargada la crítica de cine, lo que atrajo y motivó a quedarse a muchos de los hoy comentaristas fieles de Cinescalas. A esto se suma la intertextualidad característica de todos los posteos del blog: el cine a veces hace sentir música, literatura, historias personales.  “Yo no puedo escribir sin la intertextualidad. Ya es una especie de obsesión con la que tendría que parar. Hay posts igual un poco más lúdicos donde intento no irme por las ramas. Pero hay películas con las que no puedo. Me invitan a leer otras cosas o estar linkeando permanentemente al punto de la locura”.

¿Cómo se convierte una comunidad creada en torno a un blog en película? “Surge porque una chica hace el comentario de alguna vez hacer algo casero, filmar a los chicos que comentan en el blog. Como una cosa más para publicar en el blog mismo. Y me quedó la idea resonando. Después fui a ver un documental en Mar del Plata, en la misma sala donde después se estrenó el mío, y el director dijo que seguramente todos teníamos en la cabeza alguna historia para contar y que estaría bueno que cada uno se anime si tenía lo recursos para hacerlo. Ahí lo enganché con lo que la chica había dicho y pensé que había que hacerlo, pero lo mejor que se pueda, intentando recaudar fondos”, resume Milagros, que financió su película a través de la plataforma idea.me, la cual permite a las personas colaborar monetariamente en la realización de proyectos a cambio de cierta participación o beneficio. “No estás solo en esto” se hizo con el aporte de los propios cinescaleros y otros participantes.

Pero, más allá de las decisiones, había algo ciertamente cinematográfico en las interacciones que se daban en o a partir del blog: nuevas amistades, noviazgos, personas que conectan desde lugares remotos, una especie de familia enorme que se junta todos los días a compartir algo. “Me parece que había una historia. Yo no me veo dirigiendo otra cosa, sino que quería contar esto particularmente. Y toda esta especie de simetría entre cómo yo hice el blog y cómo llegaron muchos de los comentaristas, era como para explorar también”, explica Milagros.

Así que fue, una vez recaudado el dinero, Milagros devino productora y directora y se embarcó en una especie de gira nacional, acompañada por un pequeño equipo, en la que visitó a algunos comentaristas del blog en sus hogares. “Como para abaratar costos – el alquiler de los equipos, las cámaras – la idea fue hacerlo todo en jornadas consecutivas. Que no haya parates, ir de un lugar a otro. Lo atractivo era ir a las casas de los que comentan. Estuvimos en Rafaela, Santos Lugares, Rosario, Córdoba, Tafí Viejo (Tucumán). Después vinimos acá a (San Antonio de) Areco a mi casa, que eso fue otra jornada también”, resume ella respecto al proceso de rodaje que duró poco más de un mes.

El recorrido de “No estás solo en esto”, luego del “encierro de editar”, tuvo su primer puerto de llegada en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Allí se acercaron todos los cinescaleros que pudieron. “Se arreglaron como pudieron y vinieron”, recuerda Mili con ternura. El estreno en Rosario el próximo viernes será un nuevo punto de llagada para el documental, y aquí también habrá cierta localía. “¡Hay varios en Rosario! En el documental aparece Luján. A unos pocos los pude conocer cuando fui a filmar el testimonio de ella, organizamos una reunión. Y son todos totalmente distintos. Se dan casualidades muy locas también. Luján se estaba mudando justo esa semana y el departamento al cual se mudaba estaba en frente del de Raquel, que es otra de las chicas de Rosario, a la cual conoció ese mismo día que hicimos el rodaje. Y se terminaron haciendo amigas y ahora van al cine juntas. De esas historias hay montón. El documental muestra algunas. Pero hay muchísimas. Para mí eso es lo más fuerte de todo, sentir que todas esas personas se conocieron por un lugar que, sin ponerme en el centro, no hubiera existido si yo no hubiera decidido o necesitado hacerlo en cierto momento de mi vida”, analiza la directora.

¿Por qué hay que ir a ver este documental tan particular, prácticamente único en su tipo? Milagros responde con elocuencia: “Porque me parece que excede el cine. Creo que cada uno de los que habla está hablando de cosas reconocibles. Gente que perdió amigos,  gente se perdió a sí misma por las vueltas que tiene la vida. Gente que creyó que nunca iba a tener una relación y fortuitamente se topó con alguien con quien tenía algún código en común. Y porque me parece que es una película sensible que no pretende ser más de lo que es”.

Encontrar un lugar en el mundo no es poca cosa. Por eso el título del filme pone en palabras el acto de habla que ocurre todos los días en el blog, a forma de caricia: decirle al otro que no está solo en esto. “Yo empecé en papel, estuve en gráfica mucho tiempo, pero mi lugar lo encontré en la web. Ahora si no tengo el ida y vuelta siento que al texto le falta algo”, confiesa Mili. Y esa apuesta a lo digital, como formato elegido para hablar del cine, y como lugar de acercamiento de una diversidad de personas, está sintentizada en una de las frases que describen el blog: “la Internet no está escrita en lápiz, está escrita en tinta”. Lo que pasa en Cinescalas todos los días escapa a la volatilidad web, y su permanencia se traduce en las historias que se cuentan en “No estás solo en esto”.

Nota: Morena Pardo | Fotos: Archivo

NOTAS RELACIONADAS

COMENTARIOS