Replay Revista - Periodismo Cultural

De Copas

Vermut, picada, sifón de soda y amigos. Para quinientas personas.

Vermut, picada, sifón de soda y amigos. Para quinientas personas.

Una de las cosas que más aprecio en este vida es compartir una mesa, una comida, una picada. Compartir ese momento es uno de los placeres que más adoro y es algo que puedo hacer con tanta frecuencia que sucede a diario. Es una de esas pequeñas cosas de la vida que me llena el alma.

Desde hace años vengo pregonando la hora del vermut, una costumbre tan argentina como el fútbol. Y es similar ya desde el punto de partida porque es algo que trajeron los inmigrantes y que en estas tierras lo tomamos como propio y hasta le dimos nuestra impronta. Al fútbol lo trajeron los ingleses, al tapeo los españoles y a los aperitivos los italianos. Y nosotros, los argentinos, le dimos nuestro sello.

Entre el 10 y el 12 de noviembre nos reunimos 30 bartenders y aficionados a la cocteleria en medio de la Pampa Húmeda a compartir gran parte de esta tradición. Vermut, salames, queso, metegol y algo de fútbol, porque está más que claro que a la redonda la vemos mejor por televisión que en el verde césped.

Es que se llevó a cabo la Experiencia Vermut, una convivencia de profesionales y afines a las barras en el pueblo mas bonito de todos: Sarasa. Si, Sarasa existe y es una pequeña localidad de 90 habitantes al noroeste de la provincia de Buenos Aires.

Allí fuimos a parar en varias carpas para realizar nuestro “retiro espiritual”, escaparnos de la rutinaria ciudad para hermanar amistades, discutir la cocteleria actual y unir fuerzas para mejorar en el oficio.

vermu 3

Para resumir lo que fue el campamento lo podemos reducir a un grupo de palabras: aperitivos, embutidos, truco, metegol y asado. ¿Hace falta explicar más? Si, que eso fue durante tres días consecutivos.

Pero no todo queda allí. La última noche abrimos las puertas del Club Plus Ultra, un viejo almacén de ramos generales que ya no funciona (y donde estabamos alojados) para recibir a los vecinos de la localidad y de ciudades cercanas a que se vengan a tomar un vermú con nosotros.

Llegaron más de 500 personas que compartieron con nosotros la pasión de los aperitivos y la cocteleria. Escuchamos buena música (hubo dos bandas en vivo, una de blues/jazz y una de rock) y hasta recaudamos mas de $8.000 que donamos a la Escuelita y el Jardin de Infantes del pueblo, a raiz de la subasta de cócteles, los sorteos y las propinas que hicimos esa noche.

Experiencia Vermut Sarasa 2013 fue un gran tablón largo donde entraron cientos de personas que fueron a pasar un grato momento. Y convirtieron ese pequeño placer cotidiano en un recuerdo extraodinario de un brindis inmenso.

Ojalá se transforme en costumbre.

vermu 2

Nota y Fotos: Matías Jurisich | @matiasjurisich

NOTAS RELACIONADAS

COMENTARIOS